facebook Youtube Tweeter Instagram1 correo 

 

Menú

Con alrededor de 40 años en el magisterio, docente del FEM aún le inspira seguir formando

Apenas empezaba a cursar el 8vo grado de primaria y ya estaba sirviendo como profesora. La adolescencia no fue excusa para que Daisy Montero, diera los primeros pasos en la que se convertiría en su profesión de vida.

 DSF4807-Edit

Sin darse cuenta se fue dejando seducir hasta llegar a enamorarse del magisterio, labor que ha desarrollado durante cerca de 40 años y aún sigue como los primeros días.

Montero, quien es coordinadora de Ciencias Sociales del Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña, empezó alfabetizando a aquellas personas que por diversas razones no habían podido asistir a un aula.

“Estamos hablando que yo era menor de edad cuando empecé”, refiere mientras sonríe al tratar de hacer los cálculos exactos de su trayectoria docente.

La educadora estudió inicialmente en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, pero con el paso de los años ha desarrollado diversas maestría en otras academias.

“Ha sido un trayecto de muchos sacrificios. Tener que estar durante el día impartiendo docencia en dos tandas y en la noche ir a tomar clases de maestrías, no es fácil” especifica Montero, quien en la actualidad realiza su labor docente en el Recinto Félix Evaristo Mejía, FEM.

Ingresó al ISFODOSU en el año 1996 y desde entonces forma parte del cuerpo docente que ha formado a cientos de maestros.

Visión

A diferencia de la concepción de muchas personas, para Montero desarrollar esta labor permite que la persona crezca profesionalmente y “vivir como quiera” económicamente hablando. Sin embargo, coincide que las mayores satisfacciones se obtienen cuando quien ejerce el magisterio tiene verdadera vocación.

“Ningún Estado podrá pagar los sacrificios que hace un maestro en el aula. El que entra a esta carrera por el dinero fracasa y vive amargado diciendo que el dinero no le da para nada y eso lo va a transmitir a sus alumnos”, argumenta.

El apego de Montero a la docencia es tal que continúa sirviendo en la formación de generaciones de maestros y no se imagina por el momento haciendo otra labor.

 

                 Messcyt.fw Minerd.fw Ideice.fw Inafocam.fw Inabie.fw Inabima1.fw Inaipi.fw Inefi.fw